Archivo de la etiqueta: Festival

¡Hacia la undécima edición de FPeM!

logo festival 2013-1

¡Jarabacoa es poesía!

Por undécimo año consecutivo regresa una de las tradiciones más esperadas del ámbito poético local. El Festival de Poesía en la Montaña de Jarabacoa. Los espacios del Centro Salesiano Pinar Quemado alojarán nueva vez a creadores locales e internacionales que se darán cita durante tres días para compartir en un ambiente de “retiro apalabrado” entre amigos.

Les compartimos algunos datos puntuales respecto a los costes de esta edición, que incluye alojamiento en el Centro y la alimentación desde el viernes en la tarde hasta el domingo al medio día.

Costos:
RD$ 3,700 o US$90 por los 3 días (participación, alojamiento y comida)
RD$ 750 o US$20 por día (participación y comidas).
Los círculos, grupos y talleres literarios tendrán un precio especial.
¿Preguntas? Las esperamos en los comentarios debajo de este artículo.
¡Nos vemos en #FPeM2013 !

 

El Festival de poesía visto desde el interior de lo dentro de uno- Randolfo Ariosto

Este es el segundo recuerdo de nuestros amigos del Festival. Pueden seguir a Randolfo en http://www.albasinmadre.blogspot.com

Resolvería que el tiempo transcurrido, poesía en introspección, ha sido un peldaño en la calzada de sueños que reaccionan despiertos en el rescoldo de la palabra domeñada en el sintagma. Jarabacoa es una mujer siempre acabada de dar a luz y en la época del Festival, yo sé que todos lo saben, la naturaleza conspira con Taty y Tanyita, y Tanya, y los demás que no me coscorrones por no signar sus nombres de igual gracia fonética, para que el arte circule, qué sé yo, así como es uno que no desprecia un buen instante universal. El festival de Poesía en la Montaña, es ese espacio, la sopa de pollo que a nadie hace mal y de la que salimos redivivos, fortificados, con las defensas en luz alta y que vengan ahora lo que apuestan a que todo ha de devenir funesto en estos macondos isleños, los que insinúan que este prometeico sendero tan nuestro, es un privilegio no dado a cuanto mortal le pique el ojo. Concluiría que el verso, o la prosa poética, están en buenas manos, cada año, cuando el verano estaciona sus últimos resabios y el año es un hombre maduro y viril que aún viste de colores juveniles, daría por mío los elogios que ustedes vendrían venir, porque como yo han estado allí, en el recital, de cada hora, con aquel poeta que hacía días no veíamos, y qué chévere que este año vino fulano, zutano y su libro bueno, ¿lo has leído?, y por nada me perdería el sancocho del sábado en la noche. Pero ustedes esperan algo más de mí, que aspiro a Nobel y que como cada año, recojo los pormayores más incidentales del festival, para restregárselos a mi soledad de poeta en ascuas por escribir y versar las cosas menos versales, y me creo con futuro en esta obstinación del decir con palabras embridadas. Y es por eso que una elipsis tan grande como el silencio en un libro de mil páginas con un solo párrafo inicial describirá mi anecdotario en esto cinco o seis años de vida vivible que he disfrutado con ustedes, Poetas Dominicanos Y Del Mundo, los mejores poetas que ha fraguado la historia literaria, los que pervivimos en pie a tantos miles de años de intentar arrebatarnos la tea encendida que Prometeo endilgó a los hombres y de entre todos los hombre, a los poetas.

Te quiero un lote, Tanyita.

La montaña nos convoca – Daniela Cruz

Con esta colaboración, iniciamos una serie de testimonios de personas que han asistido a ediciones anteriores de nuestro FPeM. Si usted ha participado al menos de una de nuestras ediciones, le invitamos a colaborar con nosotros, escribiéndonos su testimonio a poesiaenlamontana@gmail.com 

La montaña nos convoca

Los aires veraniegos se hacen sentir más temprano este año y la frescura de la montaña nos convoca. La tierra y sus alturas nos llaman como cada año, el mes de agosto se vuelve versos, palabras, vuelos, literatura fluyendo. Jarabacoa vuelve a ser poesía con su festival, tras una década congregando a los devotos de esta religión que es la literatura.

Esta ocasión, aprovechando el asueto de la Restauración, celebraremos que la iniciativa de Taty Hernández y otros cómplices se mantiene vigente, ha crecido, va madurando. Que cada año somos más y mejores, que repetimos o añoramos repetir las noches de montaña, clima fresco y verde.

El Centro Salesiano de Pinar Quemado, el río Yaque del Norte, han acunado manifiestos, recitales, canciones, sancochos, debates, aplausos, descubrimientos; bohemias que la madrugada no ha podido terminar. Cuántos podemos cerrar los ojos y recordar fugas entre los pasillos y la oscuridad, la complicidad de un poema en los columpios, la hermandad del café y otras bebidas bajo el mango del patio…

El Festival de Poesía en la Montaña ha puesto en comunicación a poetas de nombre y apellido con los indocumentados de la palabra, los del patio y los vecinos, jóvenes y no tan jóvenes, hombres y mujeres, hasta niños y niñas, que comparten sus creaciones en el mismo escenario, que disfrutan a partes iguales de la ciudad serrana donde dicen Dios reposa.

Este año volveremos, más felices, más necesitados de esta pausa anual, para encontrarnos en la amistad de la palabra escrita, recitada y pensada. Para demostrarnos que no es tan difícil construir espacios de diálogo e intercambios a cualquier nivel, que la cultura y sus manifestaciones no se limitan a las grandes urbes y al asfalto. Para celebrar que siempre volvemos a la montaña, que siempre volveremos. La montaña nos convoca, y no faltaremos a la cita.

Daniela Cruz Gil.

Rumbo a la Décima versión del FPeM